Las visas para víctimas de algunos actos criminales están disponibles, pero son difíciles de obtener.

Suena bien en el papel, pero en realidad el programa para ayudar a no inmigrantes que han sido víctimas de actos criminales, no es todo lo que podría ser. El estatus “U” de no inmigrantes (visa U) es para víctimas de ciertos actos criminales que sufrieron abuso mental o físico, quienes son útiles para los agentes del orden y otros oficiales del gobierno en su investigación y enjuiciamiento de actos criminales.

El programa fue creado cuando la Ley de Protección a Víctimas de Violencia y Tráfico (incluyendo la Ley de Protección a Mujeres Inmigrantes Maltratadas) fue aprobada en Octubre del 2000. La ley tenía como objetivo ayudar a los agentes del orden público a investigar y enjuiciar casos de violencia doméstica, agresión sexual, tráfico de extranjeros y otros crímenes, donde las víctimas fueran indocumentadas, hubieran sufrido abuso sexual o mental  considerable y estuvieran dispuestas a ayudar a los agentes del orden a investigar y enjuiciar el crimen.

Las agencias del orden público que pueden certificar la elegibilidad de las víctima de actos criminales, varían según el condado y el estado donde se encuentren. Estas agencias deben confirmar que el crimen está incluido en la lista negra y que la víctima ayudó y asistió a la policía. Si se aprueba por el Servicio de Inmigración y Extranjería de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés), las visas permiten que las víctimas de actos criminales permanezcan en los E.U. y puedan trabajar por hasta cuatro años, y a solicitar residencia permanente.

Las víctimas de actos criminales pueden enfrentar muchos obstáculos, como reportó New York Times:

  • Un límite de 10 000 visas U anuales (hasta Septiembre del 2015, habían cerca de 64 000 solicitudes pendientes, lo que representa un retraso de entre 6 y 7 años).
  • El prejuicio que la policía siente por inmigrantes indocumentados, y la ignorancia de la ley que exhiben agentes del orden y oficiales de las cortes.
  • La sospecha que tienen las autoridades de que aquellos que estén solicitando estas visas, puedan fabricar o exagerar estos crímenes con el fin de obtener la visa.
  • Un proceso de solicitud complejo que requiere la estrategia legal apropiada, para tener mejores posibilidades de éxito.

De acuerdo con Reuters, puede ser que los agentes del orden y los oficiales de la corte no hagan su prioridad el llenar los documentos requeridos, dejando a los inmigrantes en un limbo legal. Reuters cita estos ejemplos del 2009 al 2014:

  • La ciudad de Nueva York verificó a 1 151 víctimas de actos criminales, mientras Los Ángeles verificó a 4 585. Los Ángeles es menos de la mitad de Nueva York.
  • La población de Oakland, California, es menos que el 5% que la de Nueva York, aún así, los agentes del orden allí verificó a 2 992 víctimas de actos criminales. Sacramento, California, ligeramente mayor que Oakland, verificó a tan solo 300 víctimas de actos criminales.

Estas variaciones sugieren que el interés de los oficiales del gobierno sufre grandes cambios, y pudieran haber miles de víctimas de actos criminales violentos que han solicitado una visa U, pero no la han podido obtener. Reuters reportó que algunas agencias del orden inventan sus propias reglas sobre cuáles casos  serán certificados. Debido a este enfoque, usualmente son las agencias del orden locales y no el USCIS, las que deciden quién obtiene o no una visa U.

Aunque el programa está muy lejos de ser perfecto, si usted vive en Kentucky y piensa que puede calificar para una visa U, usted puede informarse más en el sitio web de USCIS, o llamando a CF Abogados al (859) 971-0060 o completando el formulario de contacto en línea, en caso de que tenga alguna pregunta acerca de la visa U u otro aspecto de las leyes de inmigración.