Lexington Las Colisiones Traseras Abogado

Las colisiones traseras pueden ser muy peligrosas, aunque no todas son letales. Pueden causar pequeños y grandes problemas, dependiendo de donde haya ocurrido y de los carros involucrados.Cuando un choque en la parte posterior del auto  resulta en costosos problemas mecánicos o lesiones graves, es posible que se necesite ayuda legal para las víctimas involucradas.

De acuerdo a la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, el 30% de accidentes vehiculares en Estados Unidos son colisiones traseras.

Aún cuando una colisión trasera no cause daños graves al vehículo, puede causarle daños serios al conductor y los pasajeros en este. Los latigazos y los problemas de espalda y de cuello son muy comunes en los conductores después de este tipo de accidente.

Como cualquier colisión, un choque trasero puede causar muchos problemas y estrés. Es muy posible que las personas involucradas en esta colisión terminen siendo responsables de pagar varias cuentas con las que no contaban, por lo menos, y en algunos casos, pueden terminar con lesiones o heridas graves.

Aunque existen muchas lesiones posibles generadas por una colisión trasera, las siguientes son las más comunes debido a este tipo de accidente.

Latigazo o “whiplash”:

Esto ocurre cuando una persona frena súbitamente y por lo tanto su cuerpo se mueve rápidamente hacia el frente y luego hacia atrás  lo cual no es normal para el cuerpo. El dolor debido a un latigazo puede ser bastante suave pero, en algunos casos, puede ser más severo y durar años.

Lesiones de la espalda

Un choque por detrás puede causar lesiones inmediatas en la columna vertebral. Estas pueden ser desde espasmos hasta  fisuras y hernias, las cuales pueden ocurrir desde el cuello hasta la zona lumbar. Esto puede producir problemas desde leves hasta severos, los cuales pueden llegar a ser muy incapacitantes.

Heridas de la cara

En caso de una colisión fuerte, el vehículo tiene bolsas de aire que se despliegan con el impacto. Aunque es muy posible que un “airbag” evite problemas más graves, también es posible que no se despliegue si la velocidad no es suficientemente alta. Esto significa que puede haber un impacto de la cara contra el volante y esto puede terminar en lesiones graves en  los ojos, la nariz, el maxilar, los dientes,  los pómulos u otros huesos faciales.

Esto es en casos extremos, pero en casos menos extremos, es posible que solo salgan hematomas, rasguños y otras pequeñas lesiones.

Las Causas De Las Colisiones Traseras

Las colisiones traseras pueden tener muchas causas. El conductor culpable del accidente puede no haber estado prestando atención a la carretera o es posible que no se haya detenido a tiempo.

Cuando existe un exceso de velocidad por parte del vehículo trasero, es probable que este sea el culpable de la colisión. En algunos casos, es posible que el conductor del vehículo de enfrente sea quien causa la colisión, dependiendo de lo que haya ocurrido.

Existen muchas causas de colisiones traseras. Estas incluyen:

  • Conducir cuando está fatigado

Conducir cuando una persona está fatigada significa que existen más posibilidades de quedarse dormido detrás del timón. Fuera de eso, sus reflejos son mucho más lentos cuando está fatigado.

  • Conducir bajo la influencia del alcohol y/o drogas

Un conductor que está conduciendo bajo la influencia del alcohol o drogas puede causar todo tipo de colisiones

  • No prestar atención a las señales de tráfico

No prestar atención a las señales de tráfico, incluyendo las de velocidad, puede causar colisiones traseras

  • El exceso de la velocidad

El exceso de velocidad puede hacer que un vehículo no pueda frenar suficientemente rápido, lo cual puede causar una colisión

  • Conducir muy cerca al vehículo delantero

El conducir sin dejar la distancia de seguridad entre su vehículo y el delantero significa que un conductor no puede frenar y evitar un accidente en caso de una emergencia.

Es muy importante que después de una colisión vehicular una persona busque asistencia médica aunque le parezca estar bien, ya que los síntomas como los del latigazo y los problemas de espalda y de cuello pueden aparecer muchas horas después del accidente. Esto se debe a que durante un accidente nuestro cuerpo produce una descarga de adrenalina que puede enmascarar los síntomas y el dolor durante el momento de mayor estrés.

También es importante conservar documentos  acerca de el diagnóstico y tratamiento recibido , en caso de que se necesite ayuda legal.

Si usted ha sido víctima de una colisión trasera, nosotros podemos ayudarle. Contacte a Carman Fuller para una consulta legal gratis.